A los panas de Cafeto

December 12, 2021

Es casi que una tradición en Cafeto recibir un correo de agradecimiento cuando alguien se va de la compañía. En mi caso quise hacer algo más personal, les quiero dedicar unas cuantas líneas en este blog a todas las personas que hicieron de estos poco más de 5 años, una de las mejores experiencias laborales que he tenido.

Todo comenzó cuando…

A Cafeto apliqué por allá en 2016, había una vacante para reemplazar a Ricardo, él prácticamente fue mi mentor y la persona de la cual aprendí un montón de cosas mientras hice mi práctica laboral en su Startup en la universidad Icesi.

Acepté el reto y pasé la prueba técnica. Luego de eso venían algunas otras entrevistas entre ellas con la manager del proyecto. El cargo exigía inglés porque era un proyecto para un cliente en Estados Unidos.

Para ese entonces mi inglés era bastante malo, hablaba muy poco pero tenía la mentalidad de ‘nada pierdo con intentar’. Llegó el día de la entrevista, la manager del proyecto, Vivianne Costa, me llamó en una sala de juntas y yo estaba muy nervioso.

Ella, oriunda de Brasil, muy amablemente comenzó a preguntar acerca de qué me gustaba, mi experiencia y mis conocimientos. Como pude me hice entender y a los días me llamaron para comenzar a trabajar. Estaba muy contento por ese gran logro.

Los primeros días

Al comienzo fue complicado para mí, venía de trabajar como diseñador/desarrollador freelance para pequeños proyectos web y esta iba a ser mi primera experiencia en una empresa que no era tan grande para ese entonces pero que sí era la más grande para la que había trabajado.

Era el único diseñador trabajando como developer en ese momento en Cafeto. Mi equipo eramos cuatro personas, Yermi y Juan que eran los desarrolladores backend, Karen que era la QA y yo que era el front end.

Yo nunca había trabajado con Drupal hasta ese momento, por lo que al principio fue difícil adaptarme, no solo a la plataforma, sino a todo lo que estaba involucrado en el proceso de desarrollo: code review, deployment, releases, regresiones.

De lo más difícil se aprende más

Connect fue una gran escuela, yo diría que aprendí en un año el equivalente a lo que había aprendido en tres. A Juan siempre le voy a agradecer la paciencia, tomarse el tiempo para escribir en una pizarra el problema y buscar la solución, como si de un profe se tratase. A Yermi siempre le admiré su capacidad de resolver todo super rápido, conocía el proyecto mejor que nadie, y a Karen su capacidad de análisis y su tranquilidad aún cuando todo estaba en llamas.

En retrospectiva, yo nunca me puse a pensar en la gran responsabilidad que teníamos. Nuestro proyecto era encargado de dar soporte a miles de clientes en el mundo y que si fallaba, podría causar grandes problemas.

Menos mal nunca pasó nada muy grave, de lo que más me acuerdo es de las regresiones que nunca acababan, de todo lo que aprendí del equipo y de nuestra manager con su buen liderazgo y de los buenos momentos.

El equipo V2.0

Como sucede en casi todos los proyectos, el equipo va cambiando. Juan fue promovido a mánager y su lugar lo ocupó Álvaro, que parecía de 22, pero que en realidad tenía 31. Karen recibió otra oferta laboral y fue reemplazada por Julián, el más alto de Cafeto para ese entonces.

Y claro, de ellos también aprendí muchas cosas, Álvaro me enseñó muchas cosas de código, siempre me acuerdo de su charla de clean code y de que era e más duro para pasar un code review. De Julián recuerdo que mejoró muchos procesos de QA, automatizó muchas cosas que nos ahorraron muchas horas aburridas de regresiones.

Más adelante se nos unió Nata, fuimos 5 en el equipo y fue de los mejores meses laborales que he tenido. Ir a la oficina siempre era chévere, el ambiente, la gente y las risas hacían parte del día a día.

Se recochaba mucho y se pasaba muy bueno, y claro, se trabajaba duro.

Mi paso al equipo de Marketing

En el 2018, mi manager Vivianne había pasado a otro proyecto. Fue llamada a liderar el equipo de Marketing de PROS. Para ese entonces, estuvimos hablando de la posibilidad de transferirme a ese equipo para volver a trabajar con ella para aprovechar todo el conocimiento que tenía en WordPress, plataforma con la cual funcionaba ese proyecto. Habíamos desarrollado una muy buena comunicación y creo que ella estaba muy a gusto con mi trabajo.

Comencé a hacer algunas colaboraciones y finalmente pude dar el paso a este nuevo equipo, que era muy pequeño, solamente de dos personas. Christian y yo.

Mi primera impresión de Christian fue la de una persona callada e introvertida, y puede que sea verdad, pero una vez lo llegas a conocer, es una persona con un sentido del humor muy agudo. De verdad ir a la oficina era muy divertido con Christian, aún hoy cada que hablamos me río a carcajadas y me sorprendo con todos los chistes que me cuenta.

Y así vamos, Christian y yo soportando un sitio web de una empresa enorme, que seguramente has usado sin saberlo y que mueve una buena parte del pricing en el mundo. Dos Colombianos con esa enorme responsabilidad siempre tratando de hacer todo lo mejor posible.

Menciones especiales

A Luis (que no le gusta que le digan Don Luis), gracias por ser tan abierto y ser como deberían ser todos los dueños de las compañías, una persona que siempre escucha y siempre quiere ver bien a sus empleados.

A Pao, que es una dura y que no sé como no se enloquece con tanta cosa que maneja. Gracias por tantas risas y por siempre tener la mejor actitud.

A Mapi, gracias por todos los consejos, no solo contables sino también en aspectos personales y por estar siempre presta a ayudar.

A todos los compañeros de Cafeto que no nombré acá pero que sin duda compartimos muchos momentos. De verdad nunca sentí una actitud hostil de nadie, todas las personas que trabajan en Cafeto tienen impregnada la cultura de la empresa y eso al final es de las cosas más difíciles de lograr, un espacio de trabajo al que la gente quiera volver todos los días.

Los quiero, los recuerdo y los recordaré siempre. Por acá cuentan con alguien que siempre pueden contactar.



Juan Sebastian

Bienvenid@ a mi blog, por acá escribo de cualquier cosa que se me ocurre 🤖.

© Juan S. Aparicio - 2021.